Arre burriquito, arre burro arre!

Para todos los que estamos acostumbrados a abrigarnos hasta los ojos en Navidad, vivir en Sydney en estas fechas, es comparable a beber cerveza sin alcohol… por mucho que queramos… pues no es lo mismo! a que no? Ya pueden llenar Darling Harbour de muñecos de nieve y construir en Martin Place el árbol de Navidad más grande del mundo… estando a 30ºC es como una Navidad de mentirijilla.

Una Navidad que se precie es en invierno, cantando villancicos, tocando la zambomba, comiendo mantecaos, pidiendo el aguinaldo y sobretodo, rodeado de amigos y familiares.

En Amigoss, queremos traer un poquito este espíritu navideño de paz y felicidad; por eso hemos organizado una comida de Navidad para miembros de la asociación.

Y como estamos impacientes de que llegue el día, ya estamos decorando nuestro árbol de Navidad y hemos empezado a escribir nuestra carta a los Reyes Magos de Oriente!

Feliz Navidad Down-Under!